Una Pamplona abarrotada despide a los visitantes del fin de semana