París y Nueva York, las ciudades preferidas para poner los cuernos