Pasar la crisis con el Mundial