Pavlyuchenko, primera amenaza de España