Pazo de Vista Real, desde dentro