La realidad vuelve a los mercados tras la victoria de Obama