España vuelve a verse las caras con los inversores