Pete Doherty le tiene miedo al fantasma de Amy Winehouse que lo ronda