La familia brasileña asesinada en Pioz huyó repentinamente a finales de junio