La polémica moda en Londres para que los vagabundos no duerman en la calle