Potchefstroom, un año después