¿Cómo elige nuestro organismo qué proteínas destruir?