Primera carga policial del Mundial