El Príncipe pide un rebimiento a la altura de los campeones