Los Príncipes celebran el gol