Prueban que el médico de Michael Jackson compró el anestésico que lo mató