El Racing se complica el futuro