Rajoy, en un bar de copas la noche en la que se militarizaban los aeropuertos