El surrealista momento en el que un turista se mete en una máquina de rayos X