Real Madrid y Barcelona vuelven a jugarse un puesto en la final nueve años después