El Real Madrid se redime en el Pizjuán