La Real con poca autoridad no logra mantener la ventaja de Aranburu