El Real Madrid toma carrerilla pero el Barça cambia el cuento