Se confirma el dominio de los Red Bull y que Alonso y Ferrari van a sufrir en Japón