Los Red Bull, en el punto de mira