El diablo, el protagonista de la vuelta de Alejandro Amenábar