La Reina de Inglaterra pidió caridad a los británicos