Unos 15.000 checos se definen practicantes de la religión Jedi