Comprobamos cómo es la vida a más de dos metros de altura