Un insoportable olor se apodera de la polémica ‘piscina verde’ de Río