Rita Barberá, muy enfadada porque cree que el partido no la ha defendido como se merece