El Ritz de Londres relaja sus costumbres y permite desayunar en vaqueros