Robben y Sneijder, las amenazas para España