Rodillo alemán ante los ojos de Maradona