La Roja, en Ciudad del Cabo