La Roja, en el avión de vuelta