La Roja, también en una boda