La Roja, en la calle