La Roja dispara las audiencias