La Roja recupera la fe