La Rojita, un buen relevo para la absoluta