La Rojita deja sensaciones agridulces antes del Europeo