Rosell insiste en que el patrocinio de la camiseta es una necesidad contable