Rusia, el último escollo para España