La SGAE británica amenaza a la dependienta de una tienda por tararear su canción preferida