Sainz y Coma, optimistas pero cautelosos ante lo más duro del Dakar