Sammy, 23 años, participa en el avance para curar la enfermedad que lo envejece