Santos, Espinosa y el español Galán, cortan dos orejas cada uno