El Sevilla no baja los brazos ante el incesante empuje del Athletic