El Sevilla se desangra también en Europa